El Cantil

Dado que ya tenemos encima la Semana Santa, se hace evidente también que la feria de Abril de Sevilla está a punto de comenzar, desplegando todo su colorido, todo su esplendor y todo su potencial. Además, Sevilla es un destino maravilloso para un viaje de fin de semana. Por eso si estás pensando en lucirte de la mejor manera y aprovechar todo lo que este evento ofrece, que no es poco, vamos a darte algunos consejos muy útiles para que los pongas en práctica. Allá van.

Lo primero es lo primero, esto es, tienes que buscar empresas que se dediquen a la venta o confección de trajes de gitana, de flamenca, de corto, etc. Y como la red de redes te ofrece webs del tipo de http://www.buskalos.com/, podrás tener toda esa información a tu disposición y de forma gratuita, así que hemos de concluir que, en efecto, buscar el recurso que necesitas es bastante inteligente. No solamente porque ahorrarás tiempo, sino también y sobre todo porque puede ser que encuentres alguna ganga por Internet, y eso es lo más adecuado a la hora de ser eficaz.

buskalos

Otra cuestión fundamental: mentalidad abierta, sobre todo si no eres de la zona. Vas a ir a una fiesta que, a pesar de su popularidad, conserva todavía mucho de la tradición que la hizo grande, por lo que has de adaptarte. Tal vez veas cosas que te llamen la atención o que no te digan nada, pero lo mejor es intentar mimetizarse con el ambiente. Si no lo haces puede ser que no disfrutes totalmente con lo que la Feria de Abril puede ofrecerte.

Ve preparado para beber, divertirte y comer. Vas a poder probar un montón de sabores que quizá desconocías, y te vas a integrar entre un montón de gente que lo está pasando bien, así que la premisa es que tú también disfrutes. Y por supuesto para bailar. Si no te gustan las sevillanas tal vez deberías pensarte si acudir a Sevilla en abril, pero si son tu pasión ya estás tardando. Eso sí, si buscas cosas emocionantes no olvides montarte en el tranvía y pasar por delante de la catedral. Ninguna otra ciudad te va a permitir tal posibilidad…

Y claro, si acudes vestida de gitana no puedes dejar de pasear en caballo o en carro por el real de la Feria. Es una tradición para que, además de poder lucirte con esmero y de forma conveniente, puedas ver todo lo que se ofrece al visitante, que ya te adelantamos que no es poco. Absorberás con tus ojos colores, sonidos y un montón de cosas más que seguramente terminen por enamorarte y que te permitirán desear, una vez que termine todo, volver al año siguiente y seguir disfrutando con ese color especial que tiene Sevilla.

Leave a Reply


2 + = 10